jueves, 15 de junio de 2017

Pescados en tránsito, un tema a resolver

Nota de INFOCAMPO de hace unos días, junio de 2017. 

Avanza la implementación de la Guía Única de Tránsito para productos de la pesca y acuicultura

Río Negro se une activamente al proyecto desarrollado por la Comisión de Pesca Continental y Acuicultura del Consejo Federal Agropecuario.
Avanza la implementación de la Guía Única de Tránsito para productos de la pesca y acuicultura
El Ministerio de Agroindustria de la Nación, a través de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura a cargo de Tomás Gerpe, continúa trabajando en el proyecto de implementación de la Guía Única de Tránsito para productos de la pesca y acuicultura en todo el país. Esta herramienta es uno de los productos concretos surgidos en el marco del Plan Regional para la Gestión de las Pesquerías en la cuenca argentina del Río de la Plata.
El diseño y contenido de la Guía Única fue acordado luego de 4 años de trabajo conjunto en la Comisión de Pesca Continental y Acuicultura del Consejo Federal Agropecuario, coordinada por el director de Pesca Continental, Mauricio Remes Lenicov y conformada por representantes de las provincias ribereñas del río Paraná (Misiones, Chaco, Formosa, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires), del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS), del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Agroalimentaria (SENASA) y de la Prefectura Naval Argentina (PNA).
La Guía Única y su plataforma informática (el Sistema Informático Federal de Información de Pesca y Acuicultura -SIFIPA-) se encuentran en etapa de prueba en cada una de las jurisdicciones a fin de realizar los ajustes necesarios para formalizar su implementación.
Recientemente han adherido las provincias con representación en el Consejo Federal Pesquero, entre las cuales Chubut, Buenos Aires y Río Negro se han sumado activamente al desarrollo del sistema para su pronta ejecución.
Durante el mes de marzo de este año, se comenzó a trabajar con la Subsecretaría de Pesca de la provincia de Río Negro, a cargo de Jorge Bridi, iniciándose las tareas de relevamiento del sistema provincial de guías de tránsito de productos de la pesca y la capacitación para el manejo del SIFIPA.
El sistema informático federal constituye una herramienta de gestión, capaz de almacenar, integrar y procesar la información proveniente de la actividad pesquera en las distintas jurisdicciones, proporcionando beneficios como mejoras en el control y la fiscalización intra e interjurisdiccionales y las estadísticas a nivel regional entre otras aplicaciones.
La implementación de este instrumento contribuirá a tomar conocimiento sobre la magnitud del comercio pesquero y la dimensión del mercado interno, la trazabilidad de los productos y el control eficiente de la actividad en toda la cadena desde el origen al destino.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Modelo para armar: Argentina mira al oeste para pensar qué hacer en acuicultura...

Nota aparecida en el portal IPAC Acuicultura de mayo 2017. Me llama mucho la atención  esta novedad de "analizar la posibilidad de importar el modelo acuícola chileno" cuando hace años que en distintos ámbitos que ya mencionamos muchas veces en este blog los científicos, técnicos, autoridades de aplicación y productores argentinos trabajan precisamente en hallar un modelo de desarrollo que atienda a las particularidades locales, que considere las características de nuestros mercados y complejos productivos, convocados desde los distintos Ministerios de los sucesivos gobiernos nacionales (al menos los anteriores al actual). No está mal estudiar las experiencias de otros sitios, ver sus cosas positivas y negativas, aprender de los errores y aciertos de los otros países, pero de ahí a "analizar la posibilidad de importar un modelo", por añadidura el de uno de los más grandes productores de salmónidos, suena al menos preocupante para quienes venimos trabajando el tema y conocemos lo bueno, pero también lo malo de ese modelo. Y sabe el Subsecretario Gerpe de nuestra disposición y disponibilidad para la tarea, porque se la mencionamos en el Simposio de Bioeconomía Centro en noviembre de 2016, y constan todos los documentos producidos en las reuniones PEA2, Bioeconomía Patagónica y Centro, Mesa Acuícola en el ámbito de Pampa Azul, encuentros regionales y demás. Además están las provincias que vienen ya desarrollando (o no) sus propias políticas acuícolas, cómo se condice eso con este tema de una política nacional que parece querer ir para el mismo lado de otra forma? En qué consiste la parte "importable" del modelo acuícola chileno hacia Argentina? Haremos peces para exportar? Será buena idea competir con Chille por sus mercados? Coincido, eso sí, con Gerpe en que es urgente reglamentar la ley de acuicultura y que el Estado debe ser un actor fundamental. Sumémosle además una cuota importante de liderazgo que debe haber para aunar ideas ya en curso, ya pensadas, ya discutidas acá... 

Argentina analiza la posibilidad de importar el modelo acuícola chileno

Ipac - 30 de mayo de 2017
  
Argentina, con un bajo consumo de productos pesqueros y una importante producción de pesca extractiva, comienza a poner sus ojos en la acuicultura y para ello mira hacia Chile, un estado parejo volcado en la actividad. En una visita de las autoridades argentinas al país andino, los dirigentes han aprovechado para analizar la situación de las industrias de acuicultura chilenas y la posibilidad de importar el mismo modelo de desarrollo.
El subsecretario argentino de Pesca y Acuicultura de la Nación, Tomás Gerpe junto con Tomás D"amico, gerente de proyectos del Área de Facilitación de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, se han reunido con representantes de empresas chilenas a fin de desarrollar y potenciar la actividad acuícola en Argentina.
Durante su recorrido por Puerto Montt mantuvieron una reunión con la empresa Ventisqueros S.A. donde analizaron las ventajas competitivas del negocio y qué puede ofrecer Argentina en materia acuícola. Esta empresa, explica el gobierno argentino, es referente en la cría y producción de salmónidos - cerca de 40.000 toneladas métricas cada año- y exporta a países como Japón y Estados Unidos.
Además, con los dirigentes de la empresa AKVA Group, mantuvieron una charla sobre la tecnología disponible y necesaria para el desarrollo del sector. Dicha empresa provee soporte para la actividad acuícola: laboratorios, jaulas, estructuras flotantes y sistemas de recirculación. Ambas empresas "generan entre tres y cuatro mil puestos de trabajo directo y facturaron, en 2016, 500 millones de dólares. Esto mismo y más, puede replicarse en nuestro país una vez reglamentada la Ley de Acuicultura. Esta actividad tiene un enorme potencial de crecimiento en un país como el nuestro dado por sus características geográficas" señaló GerpeAsimismo, agregó que "resulta necesario el rol del Estado tanto en la regulación ambiental -para un desarrollo sustentable- como en lo sanitario, en la producción a mar".
Junto con los representantes de Nova Austral - la producción más austral del país vecino- el subsecretario destacó que "existen oportunidades para el trabajo conjunto, en Tierra del Fuego específicamente -para el desarrollo del salmónidos en nuestro país".
Por último, con el titular del grupo SRC de Chile, Carlos Pérez, - argentino desde hace 50 años se encuentra viviendo en el país vecino- se dedica a la cría y comercialización de abalón. La reunión giró en torno a las reglamentaciones y procesos acuícolas, intercambio de posibles especies para cultivo y experiencias tanto desde el punto de vista productivo como comercial.

viernes, 26 de mayo de 2017

Cuando invertir se mide en beneficios positivos: el caso de la investigación en acuicultura en Estados Unidos

Resultado de imagen para tio samUna nota de Aquahoy de mayo 2017. Resulta interesante ver los modelos de desarrollo de  la acuicultura en otros países, en sus distintos aspectos. Aunque no haya que copiar de manera irreflexiva (bueno, reflexiva tampoco) porque las situaciones, objetivos y sociedades no son iguales, aquí se habla de un Estado interviniente en apoyo de una actividad. El artículo evalúa la inversión del gobierno estadounidense en investigación en acuicultura a través de las agencias específicas y universidades y sus resultados en distintos aspectos de la producción. Es decir, amigos, si los gobiernos invierten en investigación de manera activa, es probable que haya mejores resultados que si solo el Mercado ordena y tracciona o el sector productivo se las debe arreglar solo. No estaría de más que aquí en Argentina pudiéramos hacer una cuenta similar, ya que se investiga, se invierte desde el Estado (medio desordenado o no coordinado el tema), pero no se ven resultados en el despegue de la producción. En definitiva, seguir profundizando en el análisis de porqué estamos como estamos, desbrozando si el problema es solo la falta de inversión pública, si se trata de una falta de políticas claras y precisas, si se trata de un sector productor que no puede resolver sus problemas, o, lo más probable, un combo de razones.


EEUU.- La inversión federal en la acuicultura representa una pequeña fracción de todo el gasto de investigación del gobierno, pero da como resultado un significativo retorno sobre la inversión en términos de valor de la producción, según un estudio publicado por científicos del Department of Environmental Health and Engineering en el Johns Hopkins Center for a Livable Future in the Bloomberg School of Public Health.


El estudio es el primero en su tipo en examinar las subvenciones federales en el campo de la acuicultura, el cual incluye los organismos acuáticos criados para la alimentación, producción de piensos, combustibles y recreación. Para realizar el análisis, los científicos recopilaron una base de datos de cerca de 3000 subvenciones en acuicultura entregadas desde 1990 al 2015. El estudio encontró que las agencias federales entregaron subvenciones por más de US$1000 millones para la investigación en acuicultura, y estas subvenciones han tenido un retorno estimado de 37 veces la inversión desde el 2000.

“Muchas industrias dependen de la ciencia básica y aplicada apoyada por el gobierno federal y realizada en las universidades, pequeños negocios y laboratorios de investigación federal, y la industria de la acuicultura no es diferente” manifestó el autor principal Dave Love, científico asociado en el Johns Hopkins Center for a Livable Future. “Los dólares federales gastado en I+D de acuicultura parecen tener un alto impacto”.

De acuerdo con el estudio, las especies que recibieron las mayores subvenciones fueron las algas, ostras, salmón, trucha, bagre y camarón marino. Los fondos federales se concentraron en los Estados a lo largo del Atlántico, Pacífico, la costa del Golfo y los Grandes Lagos. Las subvenciones se concentraron en la salud y enfermedad animal, mejora de la eficiencia de la producción animal, genética y reproducción, nutrición animal y apoyar la educación y oportunidades de entrenamiento para los estudiantes.

El US Department of Agriculture (USDA) and National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) son las principales agencias del gobierno estadounidense, y juntos proveyeron 80 centavos de cada dólar otorgado por el gobierno federal para la investigación en acuicultura.

Referencia (abierto):

martes, 23 de mayo de 2017

Noticias de maricultura argentina: Chubut mueve y Buenos Aires avisa (que INIDEP mueve...)

Resultado de imagen para encordado mejillones argentinosDos noticias relativas a la maricultura argentina, una de la Patagonia y otra de la provincia  de Buenos Aires y en las dos, la política pública es actor importante, casi fundamental diría, como ordenador y orientador de la actividad, sobre todo cuando el sector productivo solo no puede, no sabe o no quiere consolidarse. Las dos notas son de la revista Puerto (www.revistapuerto.com.ar) de mayo 2017, que se ocupa de estos temas a menudo. En estos temas acuícolas, podríamos estar "condenados al éxito", como dijo un presidente argentino, pero parece que la condena aún no es efectiva...
Y dice:

Financian proyecto de captación de larvas de mejillón
Se instalarán estructuras rígidas en el Golfo San José, en Península Valdés. El gobierno de Chubut aportará asistencia económica. Por cada tubo se lograría una producción anual de 20 kilos de mejillones. En la prueba piloto se hundieron 400 colectores, pero la intención es alcanzar los mil.
Es un proyecto de tres pescadores artesanales que cuenta con el apoyo del gobierno provincial a través de las Secretarías de Ciencia y de Pesca, con una asistencia inicial de 575.000 pesos. Se trata del hundimiento de tubos plásticos recubiertos con mallas o redes donde la semilla del mejillón se prende y crece hasta lograr una talla comercializable.
Según revelaron, por cada tubo se lograría una producción anual de 20 kilos de mejillones. En la prueba piloto se hundieron 400 colectores, pero la intención es alcanzar los mil por estructura flotante.
Lo que se busca es la sustentabilidad del recurso sin afectar al medio ambiente como sucedió décadas atrás en el Golfo San Matías. La recolección de mejillones actualmente se hace por buceo directamente desde los bancos naturales en Península Valdés.
Mejillones y undaria
Ayer, el gobernador del Chubut, Mario Das Neves, encabezó en la Sala de Situación de Casa de Gobierno la firma de dos convenios para la puesta en marcha de proyectos de innovación productiva relacionados al uso eficiente de los recursos del mar.
Participaron de la ceremonia el ministro Coordinador de Gabinete, Alberto Gilardino; el secretario de Pesca, Adrián Awstin; la secretaria de Ciencia, Noelia Corvalán Carro, además asistieron ministros de diversas carteras, secretarios, subsecretarios, diputados provinciales, integrantes de la Asociación Pescadores Artesanales y Maricultores del Golfo San José; y representantes de la empresa Jono Wakame.
En primer lugar, se rubricó un convenio de captación de larvas de mejillón en estructuras rígidas sumergidas en el Golfo San José y el segundo referido al desarrollo de un secadero modular de escala piloto, para la elaboración de alimentos secos en base a alga undaria. La inversión para la puesta en marcha de los proyectos asciende a la suma de 1.147.000 pesos.
A escala comercial
El mandatario destacó la tarea de ”los productores y científicos que son parte de estos proyectos”. Subrayó en ese sentido “ayudan a sostener esta idea que es importante y la intentamos llevar adelante en todos los ámbitos del Estado, que son los mecanismos de articulación que permitirán concretar estos convenios relacionados al presente y al futuro de nuestra gente, abordando los problemas que tenemos en distintos ámbitos”.
La secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Noelia Corvalán Carro resaltó que “algunos elementos que son fundamentales en ambos proyectos, como la posibilidad de desarrollar prototipos de tecnologías aplicados al sector productivo y artesanal, lo cual se logró a través de un trabajo articulado con el Ministerio de la Producción y la Secretaría de Pesca, porque apuntamos a alcanzar una escala más comercial”.
Innovación tecnológica
Explicó que “nosotros intentamos hacer pruebas para que el empresario no invierta en una tecnología que le genera incertidumbre, por eso esto sirve para diversificar una matriz productiva, trabajar sobre actividades relacionadas a esto y aprovechar sustentablemente los recursos del mar, usando tecnología para extraerlos”.
A su vez, dijo, “acompañamos al sector productivo artesanal, que son los pescadores de ese sector, aportándole tecnología, más valor que el industrial, para lograr más competitividad a la actividad, colaborando a su vez con el sistema científico, para solucionar problemas y preocupaciones en materia productiva, ambiental, social y de salud”.

Y la otra...

El Ministro de Ciencia y Tecnología de Buenos Aires apoyará proyectos del INIDEP
Jorge Elustondo se comprometió a desarrollar convenios específicos para maricultura y agregado de valor a especies no comerciales. La falta de asignación de un predio para la construcción de un centro de maricultura fue parte de la información que recibió sobre los programas.
El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires, Ing. Jorge Elustondo, visitó el INIDEP y fue recibido por los responsables del área de Maricultura y Desarrollo de Tecnología. Se le informó sobre los detalles de dos programas de biotecnología en los que se encuentra trabajando el Instituto, uno de desarrollo de productos con valor agregado y utilización de residuo, un problema actual de la industria; el otro es el programa de maricultura y la principal inquietud que se le transmitió al Ministro es la falta de asignación de un predio para la construcción del centro de maricultura, para el cual se cuenta con un crédito otorgado del BID desde hace dos años. Elustondo se comprometió a la implementación de “convenios específicos para apoyar principalmente estas actividades de gran potencial”, según informaron desde el Instituto.
El INIDEP cuenta con un préstamo otorgado por el BID para la construcción de un centro de maricultura pero aún no le ha sido asignado el predio, situación en la que se puso en conocimiento al Ministro. El Director del INIDEP había impulsado la construcción del centro en una playa de Chapadmalal, pero ello generó la fuerte resistencia de los vecinos y organizaciones no gubernamentales como Surf Rider. La falta de definición sobre este tema ha llevado a dilatar la construcción del centro.
MARI, el proyecto del Centro de Investigación de Maricultura, “tiene gran relevancia”, indicaron desde el INIDEP. “Se trata del desarrollo de la maricultura con la creación de este centro para el cual se cuenta con el aporte financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) donde se propone avanzar a una escala piloto-comercial en las investigaciones que desarrolla desde 1994”.
El otro programa que el Instituto presentó al Ministro fue el llamado PROD, que trabaja en el aprovechamiento del descarte, dándole “un uso adecuado a los residuos generados de la pesca y evitar el impacto que puedan causar en el medio”, generando “ensilados químicos/biológicos, como insumos  para alimentación animal o como biofertilizantes y, los hidrolizados, con la obtención de productos tales como colágenos, gelatina y compuestos bioactivos (péptidos, oligosacáridos, ácidos grasos, enzimas, minerales o biopolímeros)”.
Destacaron los investigadores que estas son “alternativas tecnológicas factibles para la industria química, alimentaria, cosmética y farmacéutica”. Por otra parte señalaron que se trabaja en la utilización de especies sin valor comercial, como la saraca, “para la elaboración de productos pesqueros con añadido de valor, como hamburguesa, con el objetivo de incrementar el consumo de pescado en la población”.
Para potenciar estos programas, “habiendo entendido que ambas líneas temáticas son de interés en el desarrollo bio-tecnológico para la Provincia de Buenos Aires”, el Ministro se comprometió “a la generación de convenios específicos para apoyar principalmente estas actividades de gran potencial”, se informó en una gacetilla distribuida ayer.

viernes, 19 de mayo de 2017

Cambio climático, acuicultura y pesca: no solo hay que pensar en los peces para adaptarse

Nota aparecida en Aqua.cl en mayo de 2017. Y aquí en Argentina ya se vislumbran efectos del cambio climático en algunos aspectos del desarrollo acuícola y de la sobreexplotación de recursos pesqueros continentales (esto no es necesariamente por el cambio climático sino más bien por el desarrollo de capitalismo explícito), que hacen que esta breve nota se transforme casi en una hoja de ruta para gobernantes e investigadores.

El rol de la acuicultura en un escenario de cambio climático



El Dr. Juan Manuel Estrada, director del Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello, analiza el panorama que enfrenta la acuicultura en la actualidad.

El rol de la acuicultura en un escenario de cambio climático


Centro de cultivo de salmones (Foto gentileza: UNAB)


 Centro de cultivo de salmones (Foto gentileza: UNAB)
A nivel mundial, la acuicultura cumple un rol fundamental en asegurar el suministro de algas, mariscos y peces, permitiendo que la población pueda acceder a alimentos de alto valor nutricional, indispensables para el normal desarrollo y salud de niños y adultos. Todo esto en un escenario de cambio climático acelerado, pesquerías en declinación y con comunidades y sociedades que demandan un respeto cada vez mayor por el medio ambiente.
Así lo sostiene el Dr. Juan Manuel Estrada, director del Centro de Investigación Marina Quintay (CIMARQ) de la Universidad Andrés Bello (UNAB) y de la carrera de Ingeniería en Acuicultura en la misma casa de estudios. “En nuestro país los efectos del cambio climático en el océano son evidentes. Así es que los eventos de marejadas pasaron de un promedio anual de 26 durante la última década a más de medio centenar el año pasado, afectando severamente el borde costero y a las comunidades que ahí habitan, lo que obliga al desarrollo de tecnologías y sistemas acuícolas resilientes”, dice el experto.
Por otro lado, la mayoría de las grandes pesquerías pelágicas se encuentran en estado de plena explotación o sobre-explotadas. De acuerdo con el Dr. Estrada, esta situación se replica en las pequeñas pesquerías costeras, cuyos desembarques también han caído significativamente, poniendo en serio riesgo la supervivencia de las comunidades que tradicionalmente realizan la extracción de estos recursos. Al mismo tiempo, cada vez son menos los pescadores artesanales y su edad promedio bordea las cinco décadas: “Esto es grave, porque son ellos los que suministran recursos costeros de alto valor nutricional permitiendo que la población, y los niños en especial, puedan alimentarse con productos pesqueros esenciales para su desarrollo físico y cognitivo”, agrega.
La mayor escasez de recursos pesqueros y pescadores obliga a que el Estado, las universidades y los centros tecnológicos apoyen la reconversión de pescadores artesanales a acuicultores, al igual que países desarrollados como Corea y Japón lo hicieron medio siglo atrás. Sin embargo, la acuicultura -al igual que las pesquerías- enfrenta una compleja crisis de sustentabilidad ambiental, ecológica, económica y social que constituye al mismo tiempo una gran oportunidad para desarrollar un sector diversificado, sustentable y socialmente inclusivo, que contribuya al desarrollo nacional y regional de aquellas zonas más postergadas.
“Este desafío implica, como ya lo han mostrado exitosamente otros países, generar y apoyar líneas de investigación, desarrollo y transferencia tecnológica de mediano y largo plazo. Esto mediante proyectos multidisciplinarios y asociativos entre instituciones de investigación y desarrollo tecnológico junto a asociaciones de pescadores artesanales”, concluye el académico.