viernes, 26 de mayo de 2017

Cuando invertir se mide en beneficios positivos: el caso de la investigación en acuicultura en Estados Unidos

Resultado de imagen para tio samUna nota de Aquahoy de mayo 2017. Resulta interesante ver los modelos de desarrollo de  la acuicultura en otros países, en sus distintos aspectos. Aunque no haya que copiar de manera irreflexiva (bueno, reflexiva tampoco) porque las situaciones, objetivos y sociedades no son iguales, aquí se habla de un Estado interviniente en apoyo de una actividad. El artículo evalúa la inversión del gobierno estadounidense en investigación en acuicultura a través de las agencias específicas y universidades y sus resultados en distintos aspectos de la producción. Es decir, amigos, si los gobiernos invierten en investigación de manera activa, es probable que haya mejores resultados que si solo el Mercado ordena y tracciona o el sector productivo se las debe arreglar solo. No estaría de más que aquí en Argentina pudiéramos hacer una cuenta similar, ya que se investiga, se invierte desde el Estado (medio desordenado o no coordinado el tema), pero no se ven resultados en el despegue de la producción. En definitiva, seguir profundizando en el análisis de porqué estamos como estamos, desbrozando si el problema es solo la falta de inversión pública, si se trata de una falta de políticas claras y precisas, si se trata de un sector productor que no puede resolver sus problemas, o, lo más probable, un combo de razones.


EEUU.- La inversión federal en la acuicultura representa una pequeña fracción de todo el gasto de investigación del gobierno, pero da como resultado un significativo retorno sobre la inversión en términos de valor de la producción, según un estudio publicado por científicos del Department of Environmental Health and Engineering en el Johns Hopkins Center for a Livable Future in the Bloomberg School of Public Health.


El estudio es el primero en su tipo en examinar las subvenciones federales en el campo de la acuicultura, el cual incluye los organismos acuáticos criados para la alimentación, producción de piensos, combustibles y recreación. Para realizar el análisis, los científicos recopilaron una base de datos de cerca de 3000 subvenciones en acuicultura entregadas desde 1990 al 2015. El estudio encontró que las agencias federales entregaron subvenciones por más de US$1000 millones para la investigación en acuicultura, y estas subvenciones han tenido un retorno estimado de 37 veces la inversión desde el 2000.

“Muchas industrias dependen de la ciencia básica y aplicada apoyada por el gobierno federal y realizada en las universidades, pequeños negocios y laboratorios de investigación federal, y la industria de la acuicultura no es diferente” manifestó el autor principal Dave Love, científico asociado en el Johns Hopkins Center for a Livable Future. “Los dólares federales gastado en I+D de acuicultura parecen tener un alto impacto”.

De acuerdo con el estudio, las especies que recibieron las mayores subvenciones fueron las algas, ostras, salmón, trucha, bagre y camarón marino. Los fondos federales se concentraron en los Estados a lo largo del Atlántico, Pacífico, la costa del Golfo y los Grandes Lagos. Las subvenciones se concentraron en la salud y enfermedad animal, mejora de la eficiencia de la producción animal, genética y reproducción, nutrición animal y apoyar la educación y oportunidades de entrenamiento para los estudiantes.

El US Department of Agriculture (USDA) and National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) son las principales agencias del gobierno estadounidense, y juntos proveyeron 80 centavos de cada dólar otorgado por el gobierno federal para la investigación en acuicultura.

Referencia (abierto):